Dabbawala, o esto no es lo que parece, cariño

Luca Rodi

Dabbawalla Restoran es una de las últimas aperturas de la que tenemos noticia, y nos encanta poder traerla aquí y animarnos, acostumbrados como estamos a las inmumerables clausuras de las que nos vamos enterando, tantas que ya no sorprenden ni las más insospechadas. Alegría ya en su propio nombre: sonoro y exótico Dabbawala,  irónico y juguetón el Restoran. Lo de Dabbawala es un homenaje, como es casi ocioso aclarar (pero que aclaramos por si entre la distinguida audiencia hay algún despistado) al eficiente e ingenioso método por el que los oficinistas y hombres de negocios de Bombay reciben en sus lugares de trabajo las comiditas preparadas con amor por sus mujercitas, algo aparentemente nimio pero que no lo debe ser tanto cuando la Biblia Liberal  dedicó al asunto un señor artículo. ¿El motivo concreto para llamar así a un restaurante en Madrid?. Pregunten a su propietario y cocinero, Luca Rodi, a quien habíamos perdido la pista desde que salió de Edulis (que acaba de trasladarse al Barrio de Salamanca) para ver mundo y conocer otras gentes y lugares (todo apunta, cuando menos, al Subcontinente Indio).

Estando todo lo anterior muy bien, habrá quien impaciente y/o perspicaz se haya dicho, alarmado, “ya está, otro restaurante indio o étnico, esto adquire proporciones de tendencia”. Pues no, Dabbawala ofrece una sensata oferta gastronómica basada estrictamente en lo que el mercado ofrece cada día: producto, producto, producto, elaborado respetando su calidad, frescura , cualidades innatas y todo lo que ya sabemos y no hace falta explicar (ni a los despistados),  con una atractiva carta en la que prácticamente todos los platos están disponibles en raciones reducidas o medias raciones, una Tendencia (ahora sí, y con mayúscula) de obligatoria observancia si lo que se pretende es hacer un negocio viable.  Para ser sinceros no podemos decir si lo que sale de la cocina está bueno porque todavía no hemos catado, pero conociendo la pericia y gusto de Luca en esto de cocinar, estamos dispuestos a jugarnos nuestro prestigio (!!) a que la próxima e inminente visita va a resultar una fiesta gastronómica de primer orden, y desde luego tendrá cumplido reflejo aquí.

Ya que poco podemos contar de su cocina, si podemos destacar lo acertado de la decoración de Dabbawala, que nos ha parecido bonita y original. Casi tanto como el propio nombre elegido. A pesar de los inevitables muebles escandinavos mezclados distraidamente con elementos kitsch que tanto estamos viendo últimamente, el resultado es un apreciable ejercicio de espontánea personalidad, un lugar acogedor y distinto en el que es fácil sentirse a gusto. Un más que generoso espacio entre las mesas del comedor y una zona de tertulia contribuyen a esa sensación. Ahora sólo nos falta volver y probar a fondo el repertorio de Luca para acabar de convencernos. Lo dicho, volveremos a contarlo.

DABBAWALA

Calle Españoleto, 10. 28010 Madrid. ES

Latitud: 40° 25' 52,320" N Longitud: -3º 41' 45,456" O

+34 915 93 22 78

5 thoughts on “Dabbawala, o esto no es lo que parece, cariño

  1. Totalmente recomendable!! El local muy agradable con msica jazz de fondo…la comida de base tradicional con toque originsl, todo muy rico…dejaros recomendar el vino y los gin tonics..:-|

  2. Cocina de temporada con una calidad excelente de producto a muy buen precio! Espectacular el Cebiche y el Ají de gallina con huevo escalfado. Delicioso el Steak Tartar y se me hace la boca agua con las cigalas… no nos pudo acompañar mejor ambiente. Música, jazz de autor y una decoración muy mediterránea y vanguardista a su vez! Nos encantó!

  3. Me gusta mucho! He ido dos veces. La primera me quedé a esperar a un amigo tomándome un gin tonic y me sorprendió una música excelente acompañada de un ambiente innovador. Tiene una estetica que mezcla muy acertadamente lo antiguo con lo actual y con muy buen gusto. No existen sitios así en Madrid! Así que reservamos para cenar el jueves y todo delicioso y a muy buen precio. Alta cocina con una calidad estupenda! Inmejorable, bueno, si, aparte del chef que salió personalmente a tomarnos nota, el resto del servicio muy majo pero no esta a la categoría de lo demás.

  4. Restaurante recomendable, muy rico el hummus, un acierto los txipis rellenos con una salsa ligeramente dulce que combinaba bien, igual que el mar y montaña logrado con el rape, más normalito el entrecot. El coulant de chocolate, rico. El local es original aunque la iluminación no acompaña, pero sí el servicio, agradable y voluntarioso pero algo falto de oficio. Me ha gustado y volveré. Gracias y un saludo.
    J.Olmedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>