AMBIENTE CASERO

Restaurante Cerrado 2009

BLONDIE

Calle Velázquez, 40
28001 Madrid

En pleno barrio de Salamanca, bajo el engañoso nombre de Blondie, se oculta una casa de comidas actualizada en la que no se come nada mal. Una discreta entrada da paso a una pequeña barra de bar y detrás un pequeño comedor decorado sin muchas pretensiones, entre informal y moderno, con una gran foto de la Puerta de Alcalá cubriendo una de las paredes.

Las propietarias atienden a los clientes con amabilidad y un tuteo que refuerza ese ambiente casero que se respira. Ambiente al que contribuye la cocina, tradicional en su concepción, con propuestas de siempre actualizadas y en general bien ejecutadas.

La carta es breve, con un apartado de platos fijos y otro dedicado a las sugerencias del día. Entre los primeros, entradas convencionales como jamón ibérico, quesos o croquetas de jamón. Los guisos tradicionales como los callos con garbanzos, una de las especialidades de la casa, están bien hechos, lo mismo que unas habitas con jamón y foie a la plancha, o unos huevos de corral con pisto. Menos acertados los muslitos de codorniz caramelizados con pistacho verde, poco crujientes y algo crudos. De las sugerencias del día, excelente el arroz cremoso con manitas, sabroso y muy bien de punto, suavizado con unos tirabeques al dente. Entre los platos principales, muy bueno el rabo de toro glaseado, tierno y deshuesándose con facilidad, bien acompañado con zanahoria y chalotas al vino, y flojito el puré que lo acompaña, bastante escaso de sabor. El resto de la oferta se completa con unas carrilleras y algunos pescados como bonito con tomate o besugo.

Postres menos interesantes, entre ellos la manzana en texturas, que incluye una gelatina insípida, un helado correcto, un puré de compota que está bueno y una especie de canutillos recalentados y pesadísimos con frutos secos y canela. La carta de vinos demasiado centrada en los riojas.