Ultramarinos Quintín en la calle Jorge Juan de Madrid

Abran paso, llega Ultramarinos Quintín

La última apertura de este verano en Madrid se llama Ultramarinos Quintín y nos da la nariz que cosechará tantos éxitos como los dos negocios anteriores de Sandro Silva y Marta Seco, nada más y nada menos que El Paraguas y Ten con Ten, ahí es ná. Aunque la apertura de este Ultramarinos ha sido de lo más discreta, en plena canícula madrileña, como decimos apunta maneras para ser el próximo it place en cuanto volvamos a estar todos apelotonados por aquí.

Ultramarinos Quintín es un delicioso restaurante en la calle Jorge Juan, situado justo enfrente del veterano Paraguas y también esquinando con la calle Lagasca. Como decimos el lugar es, no hay otra manera de calificarlo, delicioso. Dispone de dos plantas, aunque la superior aún no está abierta, pero basta con echar un vistazo a la planta baja para quedar prendado con lo que nos recibe.  Una zona de mesitas sobre tarima, delimitada por una coqueta barandilla, barra corrida de lo más apetecible, mesas altas y taburetes,  expositores con los más deseables quesos, viandas y todo tipo de golosinas para adultos que imaginarse pueda y, al fondo, la zona de “frutería” con frutas, verduras y hortalizas primorosamente expuestas. No es de esperar que vendan mucho género, no desde luego a la parroquia que será asidua, pero aporta al conjunto un indudable valor decorativo. Lo que desde luego para nosotros ha resultado evidente es que con Ultramarinos Quintín sus propietarios aciertan de pleno, otra vez, y cuando varios proyectos de reciente apertura se afanan por copiar el modelo que tantos éxitos les ha reportado van y, zas, sacan de la chistera algo distinto y poco visto (tal vez, y salvando las distancias, nos ha recordado a Casa Rufo en Bilbao) por estos andurriales pero que seguro va a tener una acogida excelente. Restaurante, tienda delicatessen y platos preparados para llevar (hay una carta exclusivamente para ese propósito) perfectamente conjuntados. Es fácil de decir, pero por lo visto hasta ahora no tan fácil de hacer.

Aunque aún está dando sus primeros pasos y la carta de Ultramarinos Quintín es, como nos han insistido, provisional, sí que sirve para hacerse una idea clara de por donde van y seguirán yendo los tiros. Cocina sencilla de claras influencias asturianas en las que el producto es parte más que fundamental. Pocas especialidades que difícilmente pueden desagradar o resultar poco convincentes al cliente/a tipo que lo frecuentará y precios acordes con esa filosofía, en román paladino, estacazo severísimo en cuanto te despistes medio segundo, pero al fin y al cabo, ¿no estamos ya escuchando como mugen esas vacas orondas de las que tanto se habla?.

En resumen y para ser breves, otro acierto de los chicos de oro de la restauración madrileña. ¡Unos linces!.

ULTRAMARINOS QUINTIN

Restaurante, Gastrobar, Tienda Gourmet | €€€€€€
12 opiniones
Calle Jorge Juan, 17 Madrid
+34 917 86 46 24
Cocina: De mercadoTradicionalAsturiana

27 comments on “Abran paso, llega Ultramarinos Quintín

  1. Esta mañana he estado allí. Mucho personal de acá para allá tras la barra, pero NINGUNO se dignó ni a dar los buenos días ni a decirnos qué queríamos. FALTA DE EDUCACIÓN tras tanto postin!!
    Señores :LA CATEGORÍA NO ES ESTAR EN LA CALLE JORGE JUAN Y COBRAR PRECIOS ALTOS. La categoría es educación y buen trato a los demás .

  2. Tenía ganas de ir porque el local está precioso, trato correcto, pero los precios exagerados, vermut Izaguirre 4,50€ y coca-cola 4€ en la barra. No es cuestión de que tu poder adquisitivo te lo permita es cuestión de que no se te quede cara de tonto.

  3. El local muy bonito y acogedor. La comida esta exquisita,con sabor muy natural.
    voy a repetir para comprar unas frutas y verduras que parecian recien cogidas del huerto.
    El trato fué muy bueno.

  4. Voy a ser constructivo por el bien del restaurante.Carta y comida excelente.Mesas de arriba insufribles.En un espacio de 4 ponen a 6 y no hay quien se mueva lo que hace estar deseando acabar para marcharte lo antes posible.Calor insoportable.Servicio poco profesional.La que nos tocó mal encarada y sin haber terminado los primeros platos ya nos estaban poniendo los segundos.El vino lo servia por encima y siempre goteando.
    Acabamos todos enfadados porque es un restaurante caro y debe atender mejor este tipo de situaciones.
    Seria bueno que atendieran estas sugerencias:seguir con la calidad de la comida y mejorar el espacio y sobretodo mas profesionalidad.No todo se basa en chicas guapas si al final no saben del negocio
    En resumen, NO creo que vuelva a pesar de lo bien que se come.

  5. No lo concocía, pasamos por casualidad un sabado a la hora de comer y me encantó el aspecto, acogedor y cercano, por lo que decidimos quedarnos a picar algo. Tras 15 minutos sin que nadie nos atendiera, nos hiciesen caso y nos pusieran malas caras, nos fuimos. Una pena. no soporto los lugares donde los camareros parecen los clientes.

  6. Hemos venido a desayunar un domingo,a las 10h,servicio muy malo,mala contestación por la camarera de la barra,da la impresión que están desbordados.me sirvieron el café mal y la tostada sin queso,decían que no podían hacerlo y el queso lo tenía en frente de mis ojos.no se puede tener un restaurante donde supuestamente prima la calidad y tener este servicio

  7. Estuve comiendo el sábado 20 de diciembre con un grupo de amigas y fue TODO EXQUISITO. El local, el trato de los camareros, la comida, el ambiente. No había leído nada del restaurante, ni sabía nada de los dueños ni del jefe de cocina, etc… y salí encantada, por eso me extrañan las críticas que he leído en esta página. Éramos 5 amigas, comimos muy bien, botella de vino incluida y no llegó a 30 euros por persona. He de decir también que el restaurante estaba llenísimo ( téngase en cuenta la fecha ) y el camarero que nos atendía no dejó de preocuparse por todo (nos estuvo rellenando las copas durante toda la comida).

  8. Comimos de maravilla, unas anchoitas ricas, un tartar de atún exquisito , unas Fabes con bogavante buenísimo y una lasaña con setas y puerros algo especial !! Y que costé que somos personas exigentes sobretodo con la materia prima, que es importante, el buen
    Cocinero , la presentación , el ambiente, la educación, el trato , el precio Felicidades !!! espero que no se pierda el placer de comer bien. Que conste que pertenezco al club Gurmet .

  9. De verguenza. Habiamos reservado 15 dias antes , nos dieron una mesa horrible a la entrada en pleno sitio de paso. Cuando dijimos q nos ibamos porque el lugar era incomodisimo, simplemente se encogieron de hombros. Ni una disculpa, ni nada de nada. Muy mal servicio , muy mala atencion. Falta total de profesionalidad. Señores propietarios tengan mucho cuidado , la gente se cansa y no vuelve.

  10. Trate de ir pero despues de esperar 15 minutos parado a que alguien me atendiera me fui…. Trato pesimo! Los camareros iban de un lado a otro y ni los buenos dias…. Una lastima ya que la idea del local parece buena, pero no vuelvo a ir…

  11. fatal el trato de camareros.Pasan de todo. Por favor Marta, edúcalos. la cuenta también alta. un pijerio que durara poco si no cambian radicalmente. Flor de un dia. Nada que ver con Ten con Ten o el Paraguas.La avaricia rompe el saco.

  12. Mis tres compañeros de trabajo y yo vamos a comer a la segunda planta de este restaurante todos los miércoles desde hace 4 meses. Las dos últimas veces que hemos ido, ha sido un desastre auténtico. El trato ha sido malo, la comida más cara que de costumbre y nos han metido prisa para que dejáramos la mesa. No vamos a volver.
    Ya se que tienen la clientela sobrada, pero es una pena, ya que solíamos estar muy felices.

  13. Una pena que permitan trabajar como profesionales a un personal tan mal educado e irrespetuoso con los clientes… ni siquiera la comida merece comentario a la vista de como tratan a uno. Desconozco si sus dueños son conscientes de “maltrato” a los clientes o es parte de su forma de hacer. No se que se creen, a pesar de que haya gente que tenga espera para ir, los que vamos no volvemos.

  14. El local, muy bonito,la clientes gente guapa y educada,pero los precios demasiado altos,aun cuando el sitio este tan bien.Las copas son excesivamente caras.Y por poner un pero, mucho Bojamari….

  15. ante tal discrepancia sobre la mala atención ,en este restaurante,recomendaría a los dueños del negocio ,contratar los servicion de una empresa externa para realizar una evaluación y emitir un análisis y un informe.Realizar lo que se llama una mistery shoping y que muchas compañías realizan.Un mal servicio y una mala atención a los clientes hundirán tu negocio seguro,por muy bien de comer que des…lo que sobran en Madrid son restaurantes .

  16. Sitio precioso y comida excelente. CAMAREROS GROSEROS , MAL EDUCADOS , NO DICEN NI BUENOS DIAS , PASAN DEL CLIENTE , TODOS SON UNOS BORDES
    SI SIGUEN AHI , OS QUEDAREIS SIN CLIENTELA
    UNA PENA.

  17. NUNCA MAS, porque no lo gestionan como Bar de tapeo y copas??
    Estuve el año pasado, 2015, cene bien y en un entorno tranquilo.
    Queria volver, cuando llamaba daban hora a las 20.30h para cenar o a las 11.00h, por turnos.
    Decidimos pedir hora con 1 mes de antelación, a una hora normal de cenar, 21.30h.
    Nada mas llegar, nos llevaron a una mesa minúscula, el sitio mas que un restaurante, parecía un bar. pedimos mesa en la parte de arriba, recordando que habíamos pedido mesa hacia 1 mes y arriba, pero dijeron que estaba completo, completo???? Y mi mesa? no fue posible y nos obligaron a irnos a La Maruca a cenar, no cabiamos en la mesa que nos asignaron pegada a la barra, y con un puñado de abrigos dándome en la cabeza.
    Se enfadaron, lo siento, me parece una falta de atención.
    Indignante

  18. Yo cené ayer, 20-7-2016.
    Solicité mesa para 4 el día anterior.
    Había estado con anteriodad tomando un vino en la barra y sabía por los medios cuál era su cocina. Pero aún no la había podido degustar.
    Quedamos con otra pareja en la cual él es profesional de la cocina y además de exigente, mediático .
    El servicio : de 8’5. Profesional. Atento, discreto y sobre todo rápido y eficiente.
    La cocina de calidad y a la altura de ” un local cool”: destacaba mi amigo que la elaboración es buena, pero lo que prima es la calidad del producto . Y con buen producto se consigue el objetivo. Obviamente eso se traduce en el precio.
    Al final el ticket no es bajo, pero relación calidad precio es exquisita y equilibrada.
    A pesar de estar el local todo lleno ( estaban rehusando incorporaciones sin reserva), lo más destacable fue la proactividad diligente del personal de sala. Del de cocina no puedo opinar, pues obviamente no estuve allí. Pero igualmente opino sobre esto por el resultado de los platos servidos, que están a la altura de un local como este. Mejor dicho, de este local. Volveré , seguro. Sin titubeos. Y lo recomiendo, por descontado.

  19. Horrible.
    Fui a una comida de negocio y no puede cerrar el trato porque cada 5 minutos se acercaba un camarero a molestar.MOLESTAR. Me fui a los postres a otro sitio para poder hablar.
    Pedí un cambio de guarnición y me lo cobraron. Me pusieron patatas pre congeladas. Que es esto el Mac Donald?
    No vuelvo
    Además, pienso decírselo a todo mi entorno.
    No es cuestión de dinero, no me pareció caro. Es carísimo con respecto al pésimo servicio.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *