Arola y la transparencia

Vaya por delante que lo que contamos en esta entrada es una bobada,  pero nos ha parecido que la anécdota a lo mejor merece ser elevada a categoria e ilustrar los beneficios de la transparencia y la importancia de emitir información completa y exacta desde cualquier negocio que vive de sus clientes.

El caso es que recientísimamente se ha instalado en la fachada de Arola Gastro un expositor para cartas, iluminado por su correspondiente foquito. Probablemente no hubiéramos reparado en circunstancia  tan normal si no hubiera sido por lo chapucero de la instalación, verdaderamente incompatible con todo un bi estrellado Michelin: los cables pelados que suministran la energía al foco apenas quedan “disimulados” por una regleta de plástico que es un verdadero “cante”.  Semejante ñapa debe estar motivada por la necesidad de retirar el expositor cuándo el restaurante está cerrado (ver foto, también muy deficiente para mantener el tono).

Lo esencial del asunto es que hasta hace unos días no se podía acceder a la carta de Arola Gastro hasta no estar sentado en el propio restaurante, ya que no estaba expuesta físicamente ni disponible en el website (actualmente “en construcción” cuando debería decir “en reconstrucción” porque había web y sí, era una birria). Opacidad total, marca de la casa a pesar del aprecio por los medios de Sergi, que causaba no pocos inconvenientes y ninguna ventaja: han sido numerosos los casos de clientes que, ya sentados en la mesa y después de consultar la carta y sus precios, han optado por levantar las posaderas y abandonar al galope el templo de Zurbano 31, o bien se sabe de parejas, más vergonzosas y/o prudentes, que ante el dilema de salir pitando o salvar las apariencias, han optado por compartir un menú originalmente ideado y pretendido para un solo y opulento comensal. El resultado es un bajo índice de ocupación a mediodía y el absoluto predominio de extranjeros por las noches (from lost to the river).  Y es que hay mucha gente que no sabe dónde se mete, o se metía, porque ahora ya no hay excusa para alegar ignorancia, como debe ser. Lo que les decíamos al principio, una bobada.

arola_carta

2 comentarios en “Arola y la transparencia

  1. Estimado amigo o amiga:

    Puesto a ir por delante, que vaya por delante que entre los muchos defectos que me reconozco, y ciertamente tengo unos cuantos, no está el no aceptar con relativa deportividad las críticas que algunos profesionales como usted, hacen a prácticamente todo lo que hago… entiendo que forma parte del juego y de moverse en el al nivel que nos llevamos moviendo desde hace ya casi 14 años, prácticamente desde mi “bautizo” mediático, al ganar el campeonato de España para cocineros de autor de Vitoria en el 96.
    Es mas, escribo desoyendo el consejo de mi entorno mas intimo que considera que no es relevante esta critica ni merecedora de la mas mínima atención. No lo creo así, y creo que los usuarios de su página web, merecen una explicación a las apreciaciones que a mi entender con mas saña que conocimiento, hace en su columna… vayamos por partes:

    Al hablar usted de la transparencia e información completa, no estaría de mas, que firmara con nombre y apellido sus crónicas, de este modo, sus lectores y usuarios sabrían de usted y sabrían por tanto a que atenerse, de igual forma que gracias a sus crónicas saben a que atenerse cuando vienen a mi casa o a cualquier otra, porque entiendo que sus clientes también merecen eso tanto como los míos.

    Por otra parte, si usted hubiera tenido a bien informarse, le habríamos explicado que al ser obligatorio el exponer el menú y la lista de precios en la entrada del restaurante (y no porque lo diga usted, por cierto…), al diseñar el restaurante ya tuvimos presente un espacio, y dicho espacio es el que define la ventana cortada y delimitada por el granito de la fachada, tuvimos que desistir, después de que nos rayaran de un modo cerril, el cristal en dos ocasiones, sustituyéndolo por el nombre del restaurante que es lo que hay en la actualidad, desde entonces hemos buscado un lugar idóneo poniendo a finales de junio la vitrina a la que usted hace referencia.

    En lo que respecta a la instalación, evidentemente es provisional, y corresponde a una necesidad legal, mas que a un ejercicio estético, y si ofende o ha podido ofender los estándares de lo según usted debe tener un restaurante “bi-estrellado” (en aras de la información de sus “clientes-lectores” debería informarnos de cuantos y de donde, conoce usted en profundidad), le pido sinceras y humildes disculpas, amén que nos comprometemos que en la medida de nuestras, en la actualidad, exiguas posibilidades, repararlo lo antes posible.

    Por lo que respecta a la web, ¡para gustos los colores!, y la anterior web recibía bastantes mas elogios que críticas, aunque entiendo que eran de desinformados, idolatradotes y pelotas, en breve dispondremos de la nueva, aunque estoy convencido que aunque la bendiga el mismísimo Steve Jones, a usted siempre desde la objetividad, le parecerá una birria.

    Lo de la “opacidad total marca de la casa” y “el apego de Sergi a los medios”, creo que con mi ejercicio voluntario de respuesta queda todo dicho, y lo de “los numerosos clientes, me imagino que su criterio es que “numerosos”, son los dedos de una mano, si exceptuamos los que en su momento venían confundiendo el restaurante “Gastro” con las Paninotecas, o los que ahora alguna vez confunden nuestro Gastro-bar, “Le Cabrera” con el “Sergi Arola-Gastro” de Zurbano.

    Si bien hasta ahora mis palabras no pretenden sino matizar las suyas, el siguiente parrafo se lo debo recriminar, mas aun cuando lamentaba en un post del día 28 de abril, el cierre por traslado de un magnifico restaurante como era Zaranda. Porque estimado amig@, DARIA LO QUE FUERA, Y LO DIGO EN MAYUSCULAS DE TODO CORAZON, por ser el UNICO restaurante gastronómico de Madrid, de España… que como fruto del actual momento económico, tiene problemas serios de ocupación a mediodía, lo dicho OJALA!!! Y con eso, con el pan de tantas familias y no solo la de mi restaurante, no se juega ni se practica la demagogia, del mismo modo que a mi me duele el cierre de cada pagina web, cada medio escrito del entorno de la gastronomía por el descenso de ventas o uso, independientemente de que hablen bien o mal de mi.
    Afortunadamente a estas alturas de mi vida, no me importan los demagogos ni los agoreros, que con sus palabras acostumbran a reflejar mas un resentimiento personal que una actitud profesional hacia mi y lo que creo que honestamente por encima de todo intento representar, lo que mas me importa son mis clientes algunos de los cuales, aunque usted los desprecie con sus comentarios e indiferencia, son amigos y mi familia y equipo, ellos son los que valen la pena, mucho mas allá de criticas y calificaciones en las guías, y las criticas, incluso las mas feroces y descarnadas como la suya cuando te las has tragado y las has digerido te ayudan a ser mas fuerte y ha ser mejor.

    Sergi Arola Martinez
    Jefe de cocina y propietario de Sergi Arola- Gastro

    Madrid

    • Estimado Sr. Arola,

      Ciertamente su contestación al post de Madrid a la Carta sobre las últimas mejoras en su negocio es buena muestra de su relativa deportividad a la hora de encajar los comentarios que le afectan. Apreciamos su esfuerzo aunque coincidamos con su entorno más próximo en que probablemente era merecedor de mejor causa, pues como iba por delante, la cosa es verdaderamente una bobada sin mayor trascendencia pero bastante ajustada a la realidad, como reconoce implícitamente al no contradecir ninguno de los extremos ahí contenidos.

      Comprenderá que no es nuestra intención polemizar con Vd. sobre menudencias y sus autorías, bastante complicadas están las cosas, como bien dice, para andar emplazando al personal para rondas de identificación perfectamente innecesarias como ya sabe. Lamentamos que no haya podido apreciar el tono jocoso desde el que se realizó la entrada, y ya convenientemente avisados de su enfado, en lo sucesivo nos abstendremos de realizar cualquier comentario que pueda afectarle a Vd. o a sus negocios.

      Sólo nos queda desearle tantos éxitos en el futuro como los que ya ha cosechado a lo largo de una extraordinaria carrera profesional que hemos seguido y seguiremos, a partir de ahora en admirado silencio.

      PD. Creemos que su conocida afición al R&R le ha llevado a mentar al gran Steve Jones cuándo tal vez quería referirse al también grande Steve Jobs que puede tener a sus ojos más relación con eso de los sitios web. Si no fuera así obvie esta posdata.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *