Punk Bach, producto insólito

Después de algunos amagos, parece que ahora sí, abre por fin el deseado Punk Bach (the), en el local ocupado anteriormente por Castellana DF y aún antes por House of Ming.

De Castellana DF hereda a los propietarios y la vocación descarada de encabezar la cotizada lista de los negocios “de moda en Madrid”, y con sólo echar un vistazo nos da el pálpito de que mucho tendrían que torcerse las cosas para que no lo consiguiera.   Todavía no lo hemos pisado, pero lo poco que hemos visto nos ha entusiasmado. Que la decoración de Punk Bach sea tan bonita puede llevar a considerar que la declaración de intenciones implícita en el nombre, además de insólita no resulta del todo creíble. Las Variaciones Goldberg resultarían más que adecuadas para el decorado, pero se antoja difícil la conciliación con declaraciones sinceras de “no future“. La mezcla de conceptos antagónicos puede ser el origen de un pastiche delicioso o, más frecuentemente, de un empalagoso pastelón sin mucha autenticidad. Pero no hay que ponerse pesimistas, seguro que alguien ha pensado algo para salvar tan evidente peligro.

Lo que está claro es que por falta de ambición no va a quedar, ya que abiertamente se elige al excelente Balthazar  de NYC como ejemplo y guía de lo que será Punk Bach. Por lo visto en los madriles, pobres, no hemos visto nada igual hasta la fecha, así que podemos decir que hay un antes y un después, y a partir de ahora nos adentramos en territorios inexplorados, al menos en lo que a la industria gastronómica se refiere. El cocinero al que se le encomienda la tarea es el alavés Iñaki Rodaballo, formado en cocinas vitorianas de tronío (Café Niza, Sagartoki y su propio restaurante Iñaki Rodaballo), ganador de varios concursos de tapas, ponente en congresos gastronómicos nacionales e internacionales y docente en el Basque Culinary Center.

Pues eso,  la brasserie de moda que estábamos esperando ya está aquí, ¡albricias!.

 

 

6 comentarios en “Punk Bach, producto insólito

  1. Malo no Malisimo, que se ponga hacer joyas. Porque de restauracion ni idea, he ido porque vi el post en el blog de telva y me he sentido engañada. Primero las mesas de las ventanas no te las dan pq estan reservadas para los amigotes del Hola. La comida se parece mas a hells Kitchen que a cualquier mediocre braserie de new york, y encima te clavan. Ni UNA MAS SANTO TOMAS Espero que en Suarez no engañen igual.

  2. Pues a mi me ha gustado mucho! He comido muy bien y me ha parecido precioso el sitio! He comido un arroz para chuparse los dedos y los vinos están muy bien elegidos. Además, todo con una decoración excelente…

  3. Como guiri residente en Madrid, desde hace muchos años, no pude hacer otra cosa que probar este sitio ‘taaaaaan de moda’. Fui a cenar un sábado noche, con dos amigas extranjeras que vinieron a pasar un finde en Madrid. Alucinamos las tres con el nivel de visitante (pijo rancio), el nivel de la comida (patatas fritas de bolsa con un boquerón y anchoa…¿¿en serio….???), y especialmente con el DJ que intentó amenizar la velada (música de los años 60, mezclado con Camilo Sesto y semejantes…….. Si este restaurante es el ejemplo de un sitio ‘super fashion’ en Madrid, pues apaga y vámonos!!

  4. He estado hoy comiendo, habia 4 personas.
    El local bonito sin mas, lox cuartos de baño, con unas fotografias, que no vienen a cuento.
    la comida, el huevo de corral, caro y un plato muy normal. Los segundos platos, primero se han equivocado en uno y el mio chipirones en su tinta, lamentable. Me he ofrecido para enseñar al cocinero a hacerlos. El postre helado de turron, delicioso.Conozco muchisimos restaurantes y he visto de todo, pero a esre iba con ilusion y me ha defraudado, porque lo que hemos pedido no era complicado. Muy caro para lo que dan.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *