Como siempre

Jockey bien, sus platos, el servicio un poco acelerado pero atento. La cocina tradicinal, callos, higado, casqueria varia, la bordan. Se puede sentir un cierto ambiente demode, pero muy agradable. Si el de la mesa de al lado (podría ser un comensal más, por la cercanía) es famoso y va bien acompañado, una alegría más. De postre, robe Vd. un cenicero.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *