Harchett, un sitio curioso en Madrid

Este extraño “negocio” ocupa el local en el que antes estaba Gut’s Fusión, sitio en el que a pesar de su infausto nombre se comía muy bien. Harchett (sic) tampoco ha conseguido acertar con la nomenclatura, y ahí se acaban las coincidencias. Se me ha ocurrido entrar a probarlo más que nada por curiosidad, porque realmente el sitio tiene la “decoración” más insólita que imaginarse pueda. El rojo furioso de la fachada se combina con unos vinilos extrañísimos que también acompañan en el interior, una cosa que verdaderamente merece ser vista y contada. Yo desde luego he corrido a hacerlo. Es un sitio absolutamente inclasificable, único de su especie,  con una carta aún más rara (y cara) que la decoración, basada en raciones, hamburguesas, pizzas, platos tradicionales (creo haber leído que tienen ¡¡¡cocochas al pil pil!!!) y no sé cuantas cosas más. Un mix  de producto demencial. ¿A quién se le puede haber ocurrido una cosa así? ¿Tal vez una conjunción (desafortunadísima) de coincidencias imposibles capaces de construir tamaño engendro? ¿Alguien con un sentido del humor perverso y desviado?  Me encantaría saberlo.

He tomado una hamburguesa deplorable, pero me ha dado igual. Restaurantes birrias hay cientos, pero esto es otra cosa. Distinta liga. En cuanto al personal sólo puedo decir que es no desmerece, sino todo lo contario, al resto del paisaje.  Lo dejo ahí.  Ahora que pienso en ello, desde que mi retina ha captado el primer fogonazo rojo hasta que me he encontrado a un par de manzanas he experimentado  un estado de shock muy raro.   Ya sé que todo esto no tiene ningún sentido y que como descripción de un restaurante es una mierda, pero es que es un sitio raro, raro, raro. No sé, volveré a ver si consigo aclarar mis ideas, pero desde luego recomiendo encarecidamente que se vaya a conocerlo porque es una experiencia que sólo puede compararse con la ingesta masiva de psicotrópicos experimentales, y no creo que vaya a estar mucho tiempo abierto. Claro que a lo mejor han dado con la piedra filosofal. En estos tiempos, cualquier cosa es posible.  Brutal. Im presionante.

HARCHETT

Negocio Cerrado

Calle Gutiérrez Solana, 6 Madrid
Cocina: Diversa

7 comments on “Harchett, un sitio curioso en Madrid

  1. Para insólita su idea de una crítica de un restaurante.

    Podría haber incluido algo de información útil en su descripción, algo así como decir que el local cuenta con dos plantas, de diferentes ambientes: la planta baja con decoración pop: mesas rojas, sillas blancas, vespas…(nada que no esté inventado ya y que no logro ver como puede sorprenderle tanto) donde se sirven los platos de la carta y la planta superior decorada en negro, blanco y rojo ( dese un paseo por ikea si tanto le asusta esta mezcla) destinada al menú del día, más elaborado y con varias opciones ( un plato + vino + postre, dos platos + otra bebida + postre, varios pintxos salados + uno dulce…) y una terraza bastante concurrida con los clásicos sillones de mimbre (lo nunca visto, ¡vaya!), con los gin tonic como estrella.

    El que usted denomina “mix demencial” incluye: hamburguesas, bocadillos, revueltos, rissottos, ensaladas y tempuras, (¿le suena la frase en la variedad está el gusto?) para que quien era elija lo que desee, no veo la pega en esto.

    También podría haber comentado que uno de los dueños llevaba el restaurante vasco Ziaboga ( de ahí sus cocotxas y revueltos), igual esto le explica algo.

    ¿ Carta cara? para cenar con bebida y postre 16€

  2. Yo he ido un par de veces y me ha gustado. Es diferente y preparan unos Gin Tonic excelentes. La calidad de la comida me pareció buena. Tienen una carta diferente, pero no tanto, pero incluso se puede comer de menú. No me pareció barato, no es un Burguer, ni mucho menos, pero tampoco me pareció caro.
    Me sentí cómodo en ese ambiente.

  3. No me ha gustado…
    El local está muy chulo, pero la comida me parece cara… es de “pinchos” que en realidad son platos pequeñitos y sale caro porque aunque la comida esté buena (porque sí que está muy buena) ponen muy poca y los platos son caretes por la desproporción cantidad/precio…
    Al final cada platito te cuesta entre 4 y 5 euros y al ser pequeños para comer bien, te deberías pedir tres, más si quieres postre… que ojo, yo pedí uno para compartir (tarta de queso) y era enana…
    Y los camareros bastante poco simpáticos, la verdad…
    No lo recomiendo! hay mil sitios más de este estilo que están genial y la comida buenísima!

  4. Una sorpresa muy agradable.El menu del dia es variado,de calidad y a buen precio,ademas tambien tiene menu por la noche aunque algo mas caro,sobre los 20 euros.
    Yo estuve cenando el viernes en la primera planta y me gusto,repetiré.

  5. Hoy hemos tenido una reunión de amigos (cuatro personas) y al grupo nos a parecido bueno. La reación calidad/precio es buena, dispone de varios menus, ofrecendo un menu “basico” por 12,50 euros y variado ya que dispone de siete primeros platos y otros tantos segundos, además de originales postres. Todo ello muy bien preparado y servido en bonita vajilla. Yo no entiendo de decoración, pero no me parece mala. Yo voy a comer y a charlar con los amigos. La verdad es que debe ser bueno ya que a la hora de comida empresa se llena. Lo importante es que se mantengan con esa calidad y precio, o tal vez como han comenzado recientemente esto sea para ganar clientes.

  6. A mi me encanta! sobre todo la terraza en verano! hay una ensalada riquísima de tomate raf y jamoncito bueno…. dentro 2 ambientes distintos, arriba más formal y abajo más desenfadado, es perfecto para elegir lo que te apetezca en el momento!
    también ponen unas copas estupendas y el trato a mi siempre me ha parecido muy bueno. Vaya críticas con más mala baba hace la gente… así cualquiera se fía de los comentarios que lee en internet…

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *