Malditas modas

Suelo acudir a esta taberna andaluza, Bienmesabe, porque me pilla cerca del trabajo y las raciones que sirven en la barra están bien. Los camareros son simpáticos y en general me parece un sitio recomendable. Pero el viernes se me ocurrió ir a cenar y me llevé una impresión no tan favorable, principalmente porque estaba atestado de jovencitos y jovencitas (o jóvenes y jóvenas, ya no sé)  vociferantes que formaban una masa compacta en la zona de la barra. No lo sabía pero el restaurante debe estar de moda entre las nuevas generaciones de la zona. Semejante cantidad de chiquillos no la había visto en mi vida, como comían y sobre todo, como bebían, la crisis no parece que les afecte mucho. Además había una mesa grande en el comedor. Por estas razones o por otras, no me pareció que se mantuviera la línea habitual del restaurante, aunque todo estaba correcto, pero un pelín por debajo de la norma. Sólo quería contar mi experiencia, un buen sitio pero nada recomendable los fines de semana por la noche si no te gusta el jaleo extremo, aquello era una auténtica jaula de grillos.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *