Trato vergonzoso en La Tagliatella de Juan Bravo

Este es un aviso para cualquiera que se aventure a reservar en este restaurante italiano de la calle Juan Bravo de Madrid: es indispensable la observancia estricta de la más absoluta, escrupulosa y total puntualidad si no quieres que el encargado del cotarro (empleado o propietario, no sé) te fastidie el plan, en mi caso lo que se presentaba como un agradable almuerzo familiar en el día de San José.

Contando con una reserva para las 14.00h., debido a un ligero retraso motivado por unas llaves extraviadas, hemos llegado, apuradillos, a la infausta Tagilatella con once (11) minutos de retraso. Después de esperar cuatro (4) minutos a que apareciera quién nos llevara hasta nuestra mesa, llegó el sujeto que nos ha amargado el día del padre y ha causado el llanto de mi hija pequeña. A lo peor se trata de un individuo que no ha tenido nunca la ocasión de celebrar la festividad por algún motivo sobre el que sólo puedo especular, y por ello hace esfuerzos notables para evidenciar su frustración en cuanto puede,  o a lo mejor es sólo corto de entendederas, pero el caso es que, sin pestañear, nos ha dicho que la mesa que nos correspondía ya había sido asignada a unos clientes que acababan de llegar. De esa manera, argumentaba, evita quedarse con una mesa colgada por nuestra hipotética (e inexistente, puesto que allí estábamos) falta de seriedad. Por lo visto a veces sucede que alguien hace una reserva y no aparece, ni llama para cancelar. Insisto, el retraso había sido de once (11) minutos, más los cuatro que esperamos mientras llegaba, probablemente tras acomodar a nuestros sustitutos. Y decía que a lo mejor es cortito por no encuentrar otra explicación para que no se le ocurriera que, llamando al número de teléfono que facilité en el momento de la reserva, podría resolver sus dudas sobre nuestra sinceridad y genuino interés a la hora de concertar una reserva. Lo cual me lleva al segundo aviso para quien decida reservar en esta Tagliatella: no tiene sentido aportar nombre completo y número de teléfono, de nada servirá llegado el caso. Si hubiera reservado a nombre de Orson Vladimir y aportado el número de un abonado en Oslo nadie se habría dado cuenta.

Lo que ha hecho el encargado no se debe hacer: ha optado por evitarse un incierto perjuicio propio causando uno real y cierto a mi, que he tenido que asistir al desconsuelo de unas niñas pequeñas al ver que la ocasión que llevaban esperando toda la semana se ha ido al traste. No he montado el espectáculo en el restaurante para evitar el trago a mi familia, a los otros clientes y por último al incompetente desalmado que es el encargado.  Hay cosas que son inevitables, pero en este caso una simple llamada habría evitado trocar un agradable sábado en una ocasión a olvidar. Ahí se queda la Tagliatella para quién la quiera y se atreva.

16 comments on “Trato vergonzoso en La Tagliatella de Juan Bravo

  1. Buenas.

    Soy el propietario de este restaurante, junto con otros socios. Ya me comentó nuestro encargado que habíamos tenido un problema el sábado con un cliente, y de hecho ya me dijo que él mismo había dicho que publicaría un comentario sobre nuestro restaurante.

    Lamentando lo sucedido, sí hay alguna salvedad que quería hacer… el cliente llegó 22 minutos tarde, cuando habían pasado 15 minutos el encargado llamó al teléfono que tenemos en nuestro libro de reservas, pero resultó que estaba mal apuntado y que la persona que cogía el teléfono no sabía nada de una reserva en este restaurante… muchas veces tenemos gente que nos hace reservas y que nunca llega a aparecer (prácticamente todos los fines de semana, y muchas veces tenemos reservas falsas), y por lo tanto tienen orden los encargados de que cuando pasen 15 minutos llamen por teléfono a la reserva para saber si han tenido algún problema, y que si no se sabe nada de la misma, que utilicen la mesa para otros clientes…

    No sé por qué teníamos mal apuntado el teléfono, pero desde luego acabo de volver a probarlo ahora mismo y en efecto la persona que responde al mismo no sabe nada ni del nombre al que se hizo la reserva, ni del restaurante (por cierto, que creo que la reserva no estaba a nombre de Agustín…). Así que está claro que sólo nos podemos disculpar en este caso, pero poco más podíamos hacer; si quiere llame al restaurante y pida mi teléfono, que podemos hablar y estaré encantado de buscar alguna forma de compensarle, pero yo (y el encargado también) soy padre, y si llego más de 20 minutos tarde (o aunque sean más de 15) a una reserva intento llamar al restaurante para avisar porque sé que pueden pasar estas cosas…

    Un saludo.

    Leopoldo de la Sierra

  2. Estimado FG.

    Indagaré para ver qué ha pasado con este tema, porque además, cada vez tengo más datos confusos. He mirado por curiosidad en la página de Movistar, y desde el restaurante se intentó llamar a su número de teléfono (Seis Uno Seis Uno Cuatro Cuatro Cinco Uno Tres, lo pongo por que sé que está mal ya que yo mismo he llamado esta mañana) a las 14:28, que se hizo una llamada de 10 segundos…

    De todas formas, sobre todo siento que haya habido este problema, ya que aparte de hacer un negocio para que sea rentable, nos suele ser motivo de orgullo que la gente disfrute su tiempo libre con nosotros, y de verdad que vendamos más o menos, no nos gusta que surja ningún tipo de problema. De hecho personalmente varias veces he preferido vender menos y asegurarme un buen servicio, y es la orden que tienen nuestros trabajadores.

    Yo me llamo Leopoldo Luis, también estoy orgulloso de mi segundo nombre, sólo lo decía porque como no me cuadraban los datos y estaba intentando verificar lo sucedido, quería asegurarme de que hablábamos de la misma reserva. No puedo más que sentir lo sucedido, y esperar que aprendamos de ello. Atentamente.

    Leopoldo Luis de la Sierra

    • Buenas de nuevo.

      Por supuesto, cuando algo falla, nuestra principal preocupación es ver qué podíamos haber hecho mejor para que no hubiera pasado. Muchas gracias por la información que nos ayuda a mejorar, y no quiero ser pesado, pero mil disculpas a usted y a su familia, que yo el sábado también estaba comiendo con la mía y me hubiese fastidiado que hubiera pasado algo parecido.

      Encantado igualmente de conocerle, siento que haya sido en estas circunstancias. Atentamente:

      Leopoldo de la Sierra

  3. Primero pedir disculpas a la familia del señor agustin,por el mal trago del sàbado,aunque hay que señalar que estas disculpas son tan solo por el hecho de no haberme podido ,comunicar con ellos al tener el numero de telefono equivocado,tramitir tambien mis disculpas al señor agustin.Dicho esto pedir amablemente al señor agustín que reflesione si lamejor manera de trasmitir una queja, es amenazar e intimidar públicamente a un trabajador por cumplir con su deber y entregar la mesa a otro cliente despues de mas de 20 minutos de espera, hecho que pueden afirmar numerosos testigos incluidos los clientes que ocuparon su mesa.
    Despues señalar que yo tambien tengo hijos, y que al contrario de sentirme frustrado por no poder estar con ellos en dia tan especial ,me siento orgulloso de tener un trabajo en el que puedo ver a otros niños disfrutar con sus padres en dia tan especial.
    Atentamente y esperando que pueda disculparme Oscar Villaverde.
    Espero que esta opinion no sea censurada como la anterior.

    • Estimado Óscar,

      Le agradecemos su comentario. En Madrid a la Carta moderamos todos los comentarios y no publicamos los que resultan soeces, insultantes o irrespetuosos, y a veces se producen demoras. ¡Todos somos trabajadores!.

      Como su comentario no está en ninguna de las categorías mencionadas aquí lo tiene para que lo lea todo el que quiera.

      Muchas gracias!

  4. Es cierto que todo se resuelve con una llamada, llamando al restaurante y diciendo que nosotros que somos los que estamos incumpliendo con el horario, llegamos tarde.

  5. Buenas tardes,

    ayer cené por primera vez en este restaurante y sólo puedo decir que el trato ha sido de lo mejor que he conocido hasta el momento. Es más, fue motivo de conversación en la cena lo cómodo que estábamos y como nos trataban los diversos empleados que pasaron por nuestra mesa.

    Debió ser mala suerte lo de ese señor, pero creo que en este país, siempre se ponen quejas cuando algo no es de nuestro agrado pero rara vez se recomienda o indica lo bueno de un local cuando se ha disfrutado en él.

    Es por este motivo que me siento en la obligación de decir lo contrario y elogiar dicho local y el personal del mismo.

    Se hace mucho daño con críticas negativas sin tener en cuenta si es un caso aislado o no y el hecho de que lo tengan lleno siempre deja claro que además de la calidad es por el servicio que ofrecen sus empleados.

    Atentamente,

  6. Como extranjero me resulta sorprendente hasta que punto en este pais se llegue a defender la inpuntualidad como un derecho. Si el cliente le hacía tanta ilusión celebrar el dia del padre en el restaurante, pues que hubiese llamado para informar que llegaba tarde. Yo lo hago siempre cuando ocurre, me parece lo minimo. Entiendo muy bien que si no presento a la hora acordada, y tras una razonable espera sin recibir ningun aviso, el restaurante considere anulada la reserva. Desde luego un restaurante de calidad tambien debería llamar al cliente, en estos casos, para confirmar la reserva. Pero llegar tarde y sin avisar no es un derecho. Hay que ser responsable de las propias acciones, como padres y como clientes. Es cierto que en este país es muy comun no presentarse, sin ni siquiera llamar para cancelar la reserva. Entiendo perfectamente el restaurante y la agresividad y ofensas del cliente nos describen muy bien que persona es. Me parece raro que se haya consentido publicar su queja. Si yo fuera el camarero en vez de disculparme le demandaría

  7. BUENAS TARDES,hoy (14-Abril-2014 ) he ido a comer con una parte de mi familia (eramos 16 personas + 2 carritos de bebé ).Hice la reserva hace más de 10 días y confirmé la asistencia hace 2,en el Restaurante de la calle O’Donnell 8.Nos han puesto en un rincon del piso de abajo,no muy comodo,por cierto.Uno de los carritos,hemos tenido que ponerlo en una puerta que decía privado ( NOS ASEGURA el camarero que no tienen que abrirla mientras comamos)……..bueno….antes de llegar a los postres habíamos tenido que mover al BEBE y,a su madre ¡ 5 VECES!.A esto añadimos la lentitud del camarero ( SOLO UNO ).Despues de la quinta vez que se molestaba con la dichosa puerta,he subido a quejarme al encargado (MIGUEL ) ,que era la persona con la que hablé para reservar.Lo siento pero hoy era una comida especial y no ha resultado agradable ( hemos tenido que decir al camarero que recogiera los platos antes de poner el café).Son pequeños detalles de un mal hacer que no se justifica con la calidad de la comida y que tira por tierra el poder recomendar por lo menos este Restaurante de la cadena. ROSA

  8. Ayer fui a cenar con mi mujer al restaurante y todo estuvo perfecto. El trato fue excepcional y la calidad y cantidad de la comida extraordinaria. Buen ambiente, separación entre las mesas para poder hablar, servicio atento y excelente comida. 100% recomendable.

    Fernando.

  9. El Metre o “señor” que atiene en la puerta de la Tagliatella de Aqua (Valencia) trata mal a los clientes, los quiere sentar donde quiere incluso estando el restaurante TOTALMENTE vacío y le molestan los carros de niños (creemos que si es así no está capacitado para su trabajo o que ponga un cartel que ponga prohibido niños, claro…totalmente anticonstitucional…por lo que lo mejor sería que se encargara de otro trabajo NO cara al público) le falta mucha educación, HHSS y por supuesto le sobra agresividad e ironía y le vendrían bien clases de protocolo y asertividad. Faltó el respeto a mi familia porque no queríamos sentarnos al lado de la puerta al tener un bebé de 3 meses y estando el restaurante vacío no quiso proporcionarnos otro sitio, y cuando nos fuimos nos despidió con ironía, es un maleducado. NO VOLVEREMOS Y HAREMOS LO POSIBLE PARA QUE TAMPOCO LO HAGA TODA LA GENTE QUE CONOCEMOS QUE NO ES POCA POR ESTAR EN MEDIOS DE COMUNICACIÓN. Que pena porque nos gustaba mucho la comida y los camareros son estupendos, iremos a Kinepolis dónde atienden como tiene que ser.

  10. No hay ninguna excusa para llamar si te retrasas para llegar tarde.
    Estoy totalmente en desacuedo con la opinión de este señor que cree que puede llegar tarde y luego ponerse a exigir.
    Un poco más de educacción y respeto no le vendrían mal.

  11. Podéis leer mi opinión sobre La Tagliatella de Castellana, 257 del día 15/01/2015 en Tripadvisor. Yo soy una clienta satisfecha.
    No voy a entrar a juzgar si el cliente que se queja tiene razón o no porque yo soy una persona exigente y entiendo su disgusto.
    Lo que quiero comentar es que me ha sorprendido gratamente cómo tanto el encargado como el propietario han dado la cara con nombre y apellidos, pidiendo disculpas y dando explicaciones de lo que ocurrió desde su punto de vista, sin agresividad y con muy buenos modos.
    Todo el mundo tiene derecho a equivocarse pero es muy difícil encontrar en otros sitios de opiniones cómo se ha resuelto finalmente por parte del restaurante la queja del cliente. En mi opinión, con humildad y claridad.
    Quería valorarlo porque no es lo normal.
    Siento que no todo el mundo llegue a leer todas las opiniones que hay aquí hasta el final y no puedan contrastar ambos puntos de vista. Yo sí lo he hecho y, por eso, me he decidido a felicitar al propietario sin entrar a valorar quién tenía razón. Incluso le han ofrecido compensación y diálogo.
    Y lo siento por el cliente. Creo que la próxima vez que llegue tarde, llamará para advertirlo… de todo se aprende.

  12. Solo quiero decir una cosa ,aparte la desagradable experiencia de este señor ,la tagliatella de italiano solo tiene el nombre me molesta que qualquier tipo de restaurante engañe a los clientes vendiendo algo que no es en la paagina web se vende como autentico restaurante italiano no lo es es ,una cadena de restaurantes poco mas.
    pienso que cuando vamos en un restaurante ,a lo primero que tenemos derechos es a la onestidad , y sinceridad esta cadena ,basa su negocios en una imagen falasa y engañadora.
    No teneis nengun respecto por el cliente.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *