Borja Letamendía

La Parra Madrid, restaurante con alma

Hacía bastante que no visitábamos La Parra, un restaurante encantador, en el que se come muy bien y te atienden mejor. Es además un lugar elegante y discreto que ha mantenido (con algún altibajo, es cierto) una línea constante desde su inauguración en 1983, hace casi treinta años. El caso es que siempre que vuelves a La Parra te sorprendes de lo agradable y acogedor que resulta. Los bancos corridos, una iluminación tan acertada, a lo mejor las abundantes plantas o los cuadros y trofeos que habitan en las paredes, el conjunto siempre produce una sensación de armonía y placidez que se agradece.

La cocina de La Parra es absolutamente coherente con el ambiente en el que se disfruta: tradicional, reconfortante y con estilo propio, platos “burgueses” que componen una carta más bien corta pero a la que no le falta nada. Fantástico el scampi de langostinos, deliciosa la menestra, y unos lomos de bonito con mahonesa marinera muy logrados, sabrosísimos. El T-Bone con patatitas y salsa de tuétanos es el mejor plato de carne que hemos probado en bastante tiempo, mucho más si el benchmark (hay que ir con los tiempos…) se busca en Madrid.  Desde luego la calidad de los productos está fuera de discusión, como nos comentaba Borja Letamendía, el chef que desde hace menos de un año dirige la cocina y que ha encajado como un guante con el espíritu del restaurante.

Por todo ello, pero sobre todo por sensaciones que sólo se aprecian cuando estás el La Parra, nuestro reencuentro nos ha entusiasmado, animándonos a recomendarlo a todo aquel que sienta aprecio por la buena mesa de toda la vida y por los lugares con personalidad y alma, que aún no estando de moda, merecen ser visitados de vez en cuando y mantenidos en el recuerdo siempre.

LA PARRA

Restaurante | €€€€€€€
Calle Monte Esquinza, 34 Madrid
+34 913 19 54 98
Cocina: De mercadoTradicional RenovadaInternacional

One comment on “La Parra Madrid, restaurante con alma

  1. Si el chef es Borja Letamendía que, además de ser un excelente cocinero, es, como se dice en nuestra tierra: un Tripa-zai (Aficionado a la buena mesa, según el diccionario de la Cofradía vasca de Gastronomía), el éxito de una buena comida está asegurado.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *