Oishii Sushi Ramen, de otra pasta

Aunque la crisis está cebándose especialmente con el sector hostelero madrileño y la sangre hace ya tiempo que llegó al río en forma de súbitos cierres, ajustes de personal u ofertas que no se puede rechazar, parece que algunos brotes verdes sí se observan. Será porque a todo se acostumbra uno, o que no resulta posible vivir sin comer (fuera de casa), el caso es que empieza a escucharse entre profesionales del sector que lo peor ya ha pasado y que hay esperanza. Ejemplo de ello es Mon, la simpática propietaria de Nipon Taro y Ayala Japón que estrena negocio junto a la Plaza de Callao, un nuevo japonés (que afición, ¿no?) que se distingue de sus colegas por ofrecer el ramen que figura en su nombre, unos fideos gruesos que suelen alegrar las sopas y que hacen furor allende los mares.

Las cosas o se hacen bien o no se hacen debe pensar Mon, así que para la elaboración del ramen ha traído directamente desde Japón a un artista de la cosa, un especialista llamado Tei San que elabora con sus expertas manos la pasta consiguiendo resultados sorprendentes (por lo sabroso de los platos, no por otro motivo). No se alarmen, también ofrecen platos de la cocina japonesa ya conocida, estupendo sushi elaborado por las también expertas manos de un sushiman de tronío, Yoshieii Osanay, un simpatiquísimo caballero japonés con treinta años de experiencia en España (aunque no venga al caso, ¿se han fijado lo que les cuesta a los nipones aprender español?).

El restaurante Oishii Sushi & Ramen se encuentra en pleno Centro, en una de las numerosas callecitas que desembocan en la Gran Vía, y debe su diseño al decorador número uno cuándo hablamos de restaurantes, al único, inimitable, sí, lo han adivinado, Ignacio García de Vinuesa que no para de sorprender al personal con su estilo inimitable desde hace ya unos cuantos años. Colores llamativos y alegres en las dos plantas con las que cuenta el local, que es recorrido por un larguísimo kaiten sushi desde el que los comensales pueden recoger las especialidades que les provoquen.

En resumen, un nuevo restaurante japonés de calidad en el que se puede comer francamente bien a precios muy razonables que viene a aumentar la oferta gastronómica de una zona que no se distingue precisamente por la variedad de restaurantes más allá de los de comida rápida que todos conocemos y padecemos de cuando en vez. Bienvenido sea.