SABORES DE LA MEMORIA

Restaurante Cerrado 2010

ZORZAL

Calle San Bernardino, 13
28015 Madrid

Aunque en principio Zorzal es una continuación de Zaranda, lo cierto es que es un restaurante con personalidad propia donde se puede comer bastante bien. Cuando Fernando Pérez Arellano, animado por la recién concedida estrella Michelin, trasladó Zaranda a un lugar más céntrico y adecuado, tuvo la duda de qué hacer con el pequeño local de la calle San Bernardino que había ocupado hasta entonces. Al final optó por mantenerlo abierto, respetando la decoración original, con una carta distinta de la de Zaranda que encargó a Iván Sáez, cocinero joven que ha pasado por diversos restaurantes vascos de primera fila.

La idea es un restaurante más informal, con una cocina tradicional en la que guisos y platos caseros, los sabores de la memoria de los que tanto hablamos, se convierten en protagonistas.
Los platos, en esa línea tradicional ya comentada, se basan en un producto de calidad y en la buena técnica del cocinero.

Así, en el apartado “para compartir” pueden aparecer unas croquetas de jamón con el sabor de las que hacían nuestras abuelas; unos buñuelos de bacalao, o unos mejillones al vapor. Decepcionan unas alitas de pollo deshuesadas con alioli, que en la carta se anuncian como “crujientes” y que en realidad salen con la piel reblandecida y con un alioli muy agresivo. Hay además varias recomendaciones del día, con el detalle de advertir al cliente de los precios de cada plato.

Lo mejor de la carta son los guisos. El cocido en dos vuelcos ha adquirido merecida fama, pero también las alubias de Tolosa con oreja y otros platos de cuchara. Se mantiene la tónica en el apartado de carnes “a fuego lento”, que incluye buenos callos a la madrileña, rabo de toro al vino tinto o una agradable pepitoria de pollo de corral, un guiso que Iván Sáez resuelve bien, aunque con exceso de patata.

Entre los postres destacan la tarta fina de manzana y el brioche empapado en nata fresca y huevo caramelizado, bien resueltos los dos.

Carta de vinos breve pero con criterio, y amable y eficaz el servicio de sala.