Restaurante Tandem, la evolución de Triciclo

Cómo pasar del Triciclo al Tándem

La inquieta sociedad de Los Tres del Triciclo de nuevo sorprende con la repentina apertura de su nuevo restaurante Tándem, también en la calle Santa María. Ocupa el local del recientemente desaparecido Motha, y es probablemente un “hijo” que llega casi por sorpresa, fruto de la casualidad que supone el cierre de un restaurante que estaba pegadito a Triciclo (y que no cuajó) unida al tremedo éxito del que disfruta la sociedad absorvente que no da a basto (para los fines de semana no hay mesa hasta mayo…).

Tándem es un restaurante modesto en tamaño y aspiraciones. La impresión que produce es la que apuntamos al comienzo de la reseña, esto es, que nace con el destino manifiesto de servir de desahogo para Triciclo, una manera inteligente de canalizar el tremendo exceso de demanda que sufre el restaurante más jaleado de Madrid en este momento. Aunque así dicho la idea puede suscitar cierta desconfianza, lo cierto es que el resultado es buenísimo. Siendo minúsculo el espacio destinado a la cocina (virguerías, las justas), la carta de Tandem está perfectamente acompasada a esa limitación.

Los platos menos complicados se montan aquí: raciones y medias raciones de ensaladas, quesos, chacinas y encurtidos que no requieren cocción, confiando en la excelente calidad de los productos (muy buenas las ostras aliñadas). De la cocina de Triciclo proviene, además de los canelones que expresamente recoge la carta, algún plato guisado dependiendo de lo que se haya preparado más arriba. La noche del viernes tuvimos la suerte de que hubiera unas carrilleras guisadas en vino de auténtica ciencia ficción, preparadas el día anterior por Javier Goya como él mismo reconocía con indisimulado y justísimo orgullo. Para comerse tres raciones y volver al día siguiente a por otras tres. Y para compartir,  cuatro platos en los que tampoco se complican mucho la vida pero que merecen la pena. Muy bueno y abundante el ceviche de pescado y marisco, un hallazgo el taboule con tataki de salmón (marcado en Triciclo) con salmorejo. Además hay un apartado dedicado a bocadillos “especiales” que no probamos, pero que probaremos en cuanto estemos por la zona un mediodía de estos….. El final, los postres, requiere de rápida y enérgica actuación ya que, de momento, son manifiestamente mejorables.

En definitiva Tándem es una segunda marca de ese gran Triciclo que nos tiene embelesados, y aunque no es lo mismo sí  comparte el espíritu honesto y auténtico que es seña de identidad en ambos proyectos. Un local pequeño, agradable y sin muchas pretensiones en el que disfrutar de buena gastronomía a precios muy razonables. Bien por los chicos!

 

TÁNDEM

Restaurante, Bar | €€€€€€
276 opiniones
Calle Santa María, 39 Madrid
+34 910 16 80 67
Cocina: De mercado

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *