Restaurante y Lounge Bar La Contraseña en Ponzano

La Contraseña en Ponzano

Esto es un no parar. Vas por la calle y, zas, otro nuevo restaurante que ayer no estaba ahí.  En este caso sucedió con La Contraseña, un novísimo todoenuno (restaurante – gastrobar – lounge/copas) que ha brotado súbitamente al comienzo de la calle Ponzano, en ese tramo en el que, partiendo de Santa Engracia, se apelotonan no menos de diez restaurantes en apenas 50 metros de calle. Una zona de establecimentos de corte tradicional (con la salvedad de Sala de Despiece, casi enfrente) a la que no le viene nada mal la renovación  que supone la llegada de negocios como La Contraseña.

El nuevo restaurante responde impecablemente a las tendencias actuales que hemos referido en ocasiones anteriores. Suelen ser proyectos impulsados por varios profesionales jóvenes y ajenos al sector hostelero (operadores financieros, arquitectos o interioristas, publicistas también) a los que, al menos inicialmente, une una relación de amistad y/o profesional, traídos por afición o las circunstancias a este berenjenal. Habitualmente situados en zonas céntricas, los gastronegocios de esta factura ofrecen un envoltorio cuidado y elegante, con detalles de gusto y calidad acompañando a una oferta gastronómica que no es el factor más importante de la ecuación. Esta descripción cuadra perfectamente a La Contraseña, con su local amplísimo y muy bonito (uno de los socios es autor del proyecto), en el que igual tomas el aperitivo o la última copa después de cenar. Y que el aspecto puramente gastronómico no resulte determinante no  implica que sea deficiente pero sí que resulte difícil dar con algún detalle, algún plato o especialidad, que sorprenda por originalidad o ejecución. Tanto la carta de pinchos como la del restaurante están diseñadas con buen criterio empresarial, manteniendo un nivel de precios razonable, más o menos (ojito con los vinos) y si se comparten platos con los amiguetes.

En resumen, lo que siempre decimos en estos casos: La Contraseña es un producto bien diseñado y atractivo, un restaurante con aspiraciones a convertirse en la sensación del momento, al menos entre aquellos ávidos de novedades y que buscan algo más que la mera experiencia gastronómica. Seguro que funciona como un tiro.

10 comentarios en “La Contraseña en Ponzano

  1. En mi opinión no recomiendo acudir a este restaurante. Efectivamente tiene una decoración muy chula y bonita, y hay que decir que la comida está buena, pero otra serie de aspectos me hacen no volver a este restaurante más, ni por supuesto recomendarlo.
    Por una parte, las raciones son muy pequeñas y el precio muy elevado para tal cantidad.
    Y por otra parte, y lo que me hace decir que es un mal restaurante, es su servicio.
    Estuvimos esperando más de una hora para los segundos, y cuando le preguntamos al camarero por el responsable, ni siquiera vino a la mesa. Tuvimos que ir a buscarle y además ni se disculpó en la mesa por la tardanza ni nada parecido. Creo que lo mínimo, si tienes un cliente a disgusto, es dirigirte a la mesa e intentar solventar el error. Añadir además que cuando nos sentamos y pedimos eramos los únicos del restaurante, por lo que es aún menos entendible la tardanza de los platos. Sin duda una situación nada cómoda cuando vas a comer a un restaurante. Y por supuesto, el encargado, creo que no ejerció como tal.
    Como al final tuve que pagar igualmente mis 200 euros de factura, pongo mi opinión aquí. Una manera de expresar mi descontento por un servicio caro y muy mal dado.

  2. Por fin pudimos ir a La Contraseña, el chasco al salir fue directamente proporcional a las ganas que tenía de ir!
    Un maÎtre engreído, un servicio inexperto y pésimo (hacía tiempo que no me encontraba con gente tan poco preparada) y una materia prima que deja bastante que desear. Ojo con ese Tataki de Atún seco y para más inri, super condimentado, en resumidas cuentas incomible!

    Salvaría la decoración, la carta de vinos y el postre (que por cierto es la tarta de zanahorias que ni siquiera hacen ellos!). Ah y la agencia de relaciones públicas que lleva el local, que lo hace francamente bien. Gran producto de marketing!!!

    No creo que vuelva y mucho menos que lo recomiende.

  3. El lugar es espectacular, decorado con gusto y originalidad.
    Cenamos muy bien, el servicio muy amable, rápido y atento.
    Mucho ambiente.
    Buen precio.
    Ganas de repetir. Volveré

  4. Teníamos reserva de una mesa para comer tres personas hoy. Cuando nos presentamos a la hora reservada, nos muestran una mesita circular de unos 50 cm. de diámetro, que estaba cubierta por tres servicios sin los cubiertos.. Era una mesita tipo velador, que podría servir para tomar una consumición, pero en ningún caso para poder atender el servicio normal de una comida en un restaurante. En fin, solicitamos la posibilidad de ubicarnos en una mesa adecuada, y como no tenían ninguna mas libre, nos despedimos. Lamentable y patético. Creiamos que lo minimalista era otra cosa.

  5. La verdad es que el sitio es muy agradable y está muy bien decorado. La comida no deja de ser un quiero y no puedo, con elaboración rápida y en algunas ocasiones poco acertada, no sé si esto es “tendencia actual”. Éramos ocho comensales con reserva previa (5 días) y al llegar también tuvimos sorpresa, la mesa que nos proporcionaban, preparada para el doble de personas, era para compartir. A su lado otra de nueve personas vacía… y eso que teníamos reserva para ocho. Obviamente nos negamos y nos sentamos en la mesa que teníamos reservada, qué antisociales!

  6. estuve en la contraseña cenando. a pesar de ser un sitio bonito, de esos que proliferan en Madrid como setas, no merece la pena, decepción total:lo peor la relación calidad- precio,la comida corriente.
    hay sitios del estilo mucho mejores. no volveré.

  7. Cenamos el sabado 5 personas en La Contraseña y a pesar de ser un local acojedor y decorado con gusto, la relación calidad/precio es pésima. Tipico restaurante de los que florece y al año baja la persiana. Yo probé el pulpo y me pareció muy mediocre. Mal cocinado y condimentado. El brownie decente. No recomiendo este restaurante.

  8. Es mi cuarta vez en la contraseña y no paran de sorprenderme!!! La carta ya ha cambiado desde la primera vez que lo probé, os aconsejo los Rollitos que son una delicia, el tartar de pez mantequilla, la Burrata y sobre todo los postres son una locura!!!

  9. Estuve comiendo el otro día y la carta no es nada del otro mundo. Los platos son escasos y muy caros para la cantidad de comida. El servicio es un poco deficiente. Yo no lo aconsejo, muy bonita la decoración, pero yo no voy a un restaurante a ver las paredes sino a comer.

    • Estuve el Viernes con mi pareja celebrando su cumpleaños y quedamos algo decepcionados. Mucho ruido y pocas nueces. Servicio lento y malo. Comida que no se diferencia en nada de la que ofrecen los cientos de restaurantes de este estilo que abundan en Madrid. Precio caro. En definitiva, de esos restaurantes de los que al pagar y salir por la puerta tienes claro que no vuelves a pisar. Lo unico salvable una decoración acogedora.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *