The Patio en Santa Bárbara

The Patio, pop up mesetario

Para quienes califiquen a Madrid de poblachón manchego presentamos el argumento definitivo para silenciar a los envidiosos y/o ingratos: tenemos hasta restaurantes pop up, tan trendies (o hipsters, según gustos) como aquellos que surgen, espontáneos y libres, en grandes capitales europeas como Barcelona, París o Londres. Es un orgullo recoger en este humilde rincón el inicio de operaciones de The Patio, un pop up restaurant que desde el pasado 7 de junio y con fecha de caducidad fijada el 15 de octubre presenta una original oferta comercial y gastronómica en el emblemático Palacio de Santa Bárbara, un edificio fantástico que por sí solo merece la visita.

En lo que a la intendencia se refiere, Magasand ha sido comisionado para proveer de buenos sandwiches, bagels, ensaladas y cremas, mientras que El Viajero se hace cargo de zumos, tropicocos, cócteles y asimilados, además de formar parte de la comisión organizadora. Para disfrutar de la combinación se habilita un patio (the) totalmente agradable, con sus sombras, coloridas sillas, alfombras, plantas y estanques. El conjunto no puede ser más logrado. Va a haber bofetadas en estas noches de verano….

Para redondear la propuesta y asegurarse el éxito, los organizadores del cotarro han llenado los salones de palacio con objetos a la venta de lo más heterogéneos y diversos, con el único denominador común de resultar, al menos bajo nuestro punto de vista, de lo más apetecibles y tentadores. Enumerarlos a todos sería agotador, pero a modo de resumen, se pueden encontrar camietas de Paco Pintón (difícil elegir…), vajillas y textiles de Chichinabo Inc. (espectaculares), etéreos y muy originales panuelos de Su Turno, los preciosos sombreros de Yellow & Stone o las omnipresentes lámparas de Álvaro Catalán de Ocón.

Todo muy apetecible e incentivador, ¿verdad?. Nosotros vamos terminando, nos montamos en las bicis y para allá que nos vamos.

One comment on “The Patio, pop up mesetario

  1. Trato lamentable, camareros y encargado estúpidos y prepotentes. Después de esperar 45 minutos por una mesa, casualmente al sentarnos nos levantan porque estaba reservada “para una socia”. Decidmos darle una segunda oportunidad, y ocurre lo mismo. Mojito difícil de beber a 10 €. Un sitio “de moda” con cuatro sillas de colores y una tela roída a modo sombrilla. Nada que ver con Ibiza. Un local más con pretensiones de ser “cool”.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *