Hamburguesa mordisco de neu

Lo que sucedió en El Mordisco de Neu

El Mordisco de Neu se encuentra cerca de nuestras oficinas, y aunque el local no es gran cosa, por algún motivo nos parecía que podría esconder alguna sorpresa, agradable, claro. Con estos antecedentes mi copain y servidor terminamos por acercarnos, decididos a probar esas hamburguesas premium prometidas en la pizarra de la entrada. En el restaurante había poca gente, por no decir nadie. Qué coño: no había nadie. Bien, vamos a ser los primeros en descubrir un nuevo lugar de culto para los apasionados de las hamburguesas. Je. No cabe alegar sobrecarga en la cocina a la hora de justificar lo que vino después: dos hamburguesas absolutamente calcinadas en el exterior, aunque bien es cierto que las zonas más alejadas de la superficie aún mantenían algo de tono distinto del color negro. Las hamburguesas las queríamos, efectivamente, poco o muy poco hechas. Ahora que lo pienso siento curiosidad por saber la interpretación que se da a “en su punto”. El pan también había sido sometido a un tratamiento análogo al aplicado a la carne, y sí, se puede decir que estaba crujientito en alguna zona que se había librado del lanzallamas en algún momento de despiste del operario de la cocina. Adjuntamos imagen. Por asistir a semejante ejercicio de sadismo pagamos entre 10 y 12 euros por hamburguesa. 3 por cada cerveza. Estaban frías, y buenas. A alguien se le olvidó meterlas en el micro. Puede ser que nuestra experiencia fuera excepcional y habitualmente borden las hamburguesas, pero no nos atrevemos a volver para comprobarlo. Conseguimos superar aquello sin secuelas y no conviene tentar a la suerte.

2 comentarios en “Lo que sucedió en El Mordisco de Neu

  1. no teneis ni idea! las hamburguesas estan que te cagas! ademas se trataba de hamburguesas y de un restaurante de comida rapida no del palace!
    Las hacen en el momento, que se ve como cogen la carne, tienen especialidades culinarias y son majos al trato
    para mi, de las mejores hamburgueserias de Madrid!

    • Pozí Súper, ése fue el efecto concreto que provocaron las dichosas hamburguesas, no quería incidir en ello, pero sí, afectaron notablemente los procesos digestivos del compañero del metal y el mío propio de la manera que tan sutilmente aludes. Por otro lado, si tuviera tiempo, te explicaría la diferencia entre hospedarse (hotel/Palace) y almorzar (restaurante/Mordisco). Y bueno, me alegro mucho que hayas tenido una experiencia tan grata en el restaurante de marras, pero eso no cambia en nada lo que a mi me pasó. Gracias por tu valioso comentario al mío, y que te vaya bonito.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *