Familiar como los de antes

En un relajado ambiente familiar, padre e hijo te atienden estupendamente cuidando mucho la materia prima sin complicarla a la hora de presentarla dada su excelente calidad.
Buenos precios pero muy difícil pillar mesa dado lo reducido del local y los clientes asiduos

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *