Empanadillas criollas en Ronda 14 Madrid

Ronda 14, mezcla de cocinas que funciona muy bien

Después do oír maravillas de Ronda 14 y tras varios intentos fallidos por probarlo (en fin de semana está siempre lleno!) conseguimos por fin mesa para dos y allá que nos fuimos Julio y yo, en amor y compañía. Además de hablar bien todo el mundo que lo conoce nos había comentado que la cocina de Ronda 14 es una mezcla curiosa entre japo/nikkei y cocina asturiana, algo que no negaréis suscita forzosamente curiosidad. Dicho así puede sonar raro, pero lo cierto es que nos encantó y ya estamos planeando nuestra próxima visita con algunos amigos a los que queremos bien (queremos a todos bien, pero sabemos que a estos concretamente les va a chiflar).

Ronda 14 está en la calle General Oraá, a la espalda del Museo Lázaro Galdiano (aprovecho para recomendar la vista a quienes no lo conozcan, expone piezas estupendas), en un local bastante grande con dos plantas. Nosotros tuvimos suerte y nos tocó una mesa en el comedor de arriba. Si podéis elegir, definitivamente este comedor es mejor que los de abajo que me parecieron un poco agobiantes cuando bajé al cuarto de baño a recomponer la figura (por cierto, los baños no son precisamente lo mejor de Ronda 14). El camarero que nos atendió fue muy agradable y sabía lo que se traía entre manos. El servicio a lo largo de nuestra cena fue rápido y amable, pero sin precipitación que pueda dar lugar a pensar que quieren despacharte pronto para ocupar la mesa con otro turno. Esto es algo que desgraciadamente sucede últimamente en algunos, demasiados, restaurantes de Madrid muy solicitados, como es el caso.

En la cena nos lo pasamos bomba probando un poco de todo, la verdad es que se nos fue un poco la mano. Hicimos fotos de todo, y podéis verlas más abajo, pero si me permitís la recomendación, no dejéis de pedir las gyozas criollas de ternera, el  ceviche y los cachopitos, una auténtica delicia. Ah, y dejad un huequito para el postre, la tarta de queso y frutos rojos es un escándalo, muy lograda.

El resumen con el que nos quedamos es que Ronda 14 es un hallazgo al que pensamos volver porque definitivamente salimos muy contentos. Comes fenomenal a un precio razonable, te atienden bien y es súper animado, no me extraña que esté siempre lleno, así que armaros de paciencia y reservad con toda la antelación posible.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *