Asiana Next Door en travesía San Mateo

Next Door Asiana

Jaime Renedo acaba de abrir junto a su Asiana esta “neo taberna” o “gastrobar” que  ensalza en su sección de El País el crítico José Carlos Capel.  La verdad es que pone muy bien a Next Door, situándolo sólo un escalón por debajo de DiverXo, la referencia indiscutible de la cocina – fusión madrileña. Se trataría de cocina de influencias asiáticas mezcladas con toques de la actual y excelente cocina peruana (Astrid & Gastón).  Resulta una curiosa coincidencia de que otro de los pesos pesados de la crítica gastronómica, Carlos Maribona, haya almorzado precisamente hoy (31 de enero) en ND, al parecer de manera muy satisfactoria según recoge un comentario suyo en su Salsa de Chiles, en el que busca la comparación esta vez en Sudestada, uno de nuestros restaurantes favoritos. La verdad es que el menú degustación que se describe, por 35 módicos Euros, resulta de lo más apetecible. Como se aprecia todas las referencias para el recién nacido Next Door son favorables, así que habrá que pasarse, ¿no?.

Actualizado el 17 de febrero de 2009. Alguna cosa más se puede añadir a lo anterior gracias a la gentileza y diligencia de Silvia Artaza, merced a la cual M. a la C. puede ofrecer información de primera mano, nuestros visitantes acceder a ella y saciar su oceánica curiosidad y el restaurante, Next Door en este caso, divulgar datos relevantes que incentiven a sus (curiosos) clientes potenciales. El ya clásico y socorrido win to win (dígase güin tu güin).

Terminado el capítulo de agradecimientos, pasamos a lo mollar: Next Door, prolongación de Asiana con el que Renedo sorprendió a crítica y público.  Decoración “minimalista y natural” (arreglado pero informal), ladrillo visto combinado con enfoscado en según qué zonas, lo que traducido implica lavadito de cara y vamos a abrir, que las cosas se pueden complicar y es tontería dejarse la hijuela. El espacio se divide en tres comedores “reducidos” conectados entre sí, modularidad e intimidad, para sentirse que uno cena como en casa, en petit comité, pero amenizado por músiquita para ambientar el buen rollo imperante. Como no podía ser de otra forma, las mesas se visten con vajilla fetén, también muy natural y con el añadido de que si te gusta te la puedes llevar a casa, porque está a la venta en Asiana. No terminamos el apartado que dedicamos a la decoración sin referirnos a la barra, muy adecuada para picotear o aplicarse un reconstituyente (un pisco sour, el buque insignia de la casa o un Green Mary, que tampoco sabemos qué es por lo que esperamos que algún alma caritativa nos ilumine).

La cocina de Next Door es resultado de la fusión entre sabores asiáticos, cítricos y toques picantes con notables influencias de la pujante cocina peruana, así que nadie se asuste con las caritas que observen en sus acompañantes o vecinos de mesa, y desde luego absténgase estómagos delicados.  Dejamos este enlace a la carta de Next Door para que no quede resquicio alguno para equívocos, y de paso se pueda comprobar cuán variada, original y razonable (en sus apartados más sensibles) resulta. A nosotros nos apetece un montón, pero no parece que sea especialmente adecuada para los paladares más tradicionales. En cualquier caso enhorabuena a Jaime Renedo, un joven valiente, con empuje y ganas de hacer cosas distintas incluso en condiciones tan adversas como las actuales. Triunfará.