De Antojo

Antojo es un diminuto restaurante (apenas quince comensales) sin grandes pretensiones estéticas pero en el que se come estupendamente a un precio razonable. A uno lo recibe Cristina de Pedro que lleva la sala con simpatía y solvencia, toma y sirve la comanda y ejerce como sommelier. En la cocina está su marido, el salmantino César Rodriguez, alumno del gran Luis Irízar y con un bagaje importante en los fogones tras pasar por Casa Benigna, Arzak y Viridiana donde fue jefe de cocina durante dos seis años. En Antojo, donde es dueño y señor, da rienda suelta a su creatividad ofreciendo una elaborada cocina de mercado con sugerentes platos, como los erizos frescos sobre pastel de batata o los raviolis de gallina en pepitoria con jugo  de acederas, parmesano reggiano y reducción de jerez. La carta es corta y se pueden pedir medias raciones. Como aperitivo, un tradicional salmorejo elaborado a la perfección que resulta exquisito. La oferta de vinos está cuidada, con las últimas novedades y varias referencias internacionales. Tres tipos de pan: chapata, negro y de aceite (buenísimo). Riquísimos postres y una amplia carta de cafés, tés e infusiones. Y para rematar, pues dejan fumar, un Pedro Ximénez y un Montecristo nº 4. De antojo.

M. a la C.: Agustín ha remitido esta recomendación sobre el Restaurante Antojo. Convendrán los lectores en que es una magnífica reseña que merece ser leída, por lo que la situamos en lugar destacado. Tanto es así que hemos pedido a César y Cristina las fotos que aparecen a continuación. Aquí queda.

ANTOJO

Negocio Cerrado

Calle Ferraz, 36 Madrid
Cocina: De mercado

2 comments on “De Antojo

  1. Tuve la oportunidad de visitar este restaurante hace un tiempo y me pareció estupendo. Una cocina muy lograda, con técnica, creatividad, novedad en el uso de ingredientes de la despensa latinoamericana, pero con lógica y sin extremos que a veces no se comprenden muy bien. Merece la pena una visita, y las recomendaciones de vinos que me hicieron también fueron muy disfrutadas.

  2. Acabo de llegar de este restaurante y he de decir que ha sido una grata experiencia en todos los sentidos. Que buen trato al comensal tanto en sala como en cocina.
    Se ve que saben lo que quieren y que les gusta hacerlo. Que maravilla que la hosteleria en esta ciudad tenga un lugar como antojo.
    Muchas gracias por la recomendacion la verdad que Agustin dio en el clavo te seguire……

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *