New York Burger Recoletos

New York Burger Recoletos

El atronador éxito del primer New York Burger hacía inevitable la apertura de un segundo restaurante que descongestionara al abarrotado local de la calle General Yagüe, así que ya tenemos aquí la primera sucursal del restaurante de más éxito en Madrid desde 2009. ¿Una afirmación atrevida?. ¿Exagerando otra vez?. Aunque todo es discutible, en Madrid a la Carta nos parece que conseguir llenos completos en todos y cada uno de los servicios durante dos años consecutivos es mérito suficiente como para ser acreedor al galardón de restaurante más exitoso de Madrid.

El nuevo New York Burger Recoletos replica exactamente el modelo original, resumido en tres factores clave: excelente producto, precio atractivo (el ticket medio debe andar por los 15,00 €) y alta rotación de mesas, imprescindible para que lo los dos primeros condicionantes se den, que al fin y al cabo son los que determinan  que el éxito del que hablamos se produzca.

El restaurante de la calle Recoletos, probablemente la vía madrileña con más restaurantes por metro lineal,  ocupa un amplio local también en dos plantas como el de General Yagüe, pero más amplio y con una barra de apoyo que sirve para mantener entretenidos a los clientes mientras esperan a que su mesa esté preparada. El personal es simpático y muy eficiente, y desde luego está bien adoctrinado en lo que se refiere al valor del tiempo en este tipo de negocio. No es que apremien, pero desde luego no permiten, educadamente eso sí, que te eternices con sobremesas que rompan sus esquemas. Lógicamente el café brilla por su ausencia en NY Burger. Este esquema de funcionamiento requiere de la complicidad del cliente, al que se informa en el momento de la reserva de cómo van las cosas, de la existencia de turnos y de la importancia de su diligente colaboración para que todo vaya como la seda. Se resume en un “si a ti no te gusta esperar, sé consecuente y aligera…”

Es decir, hay exigencias, pero el premio es muy atractivo: disfrutar de las que son las mejores hamburguesas de Madrid, con múltiples opciones de elección tanto en composición como en tamaño, a precios adecuados a la época de vacas flacas que vivimos casi todos. La verdad es que a nosotros toda esta franqueza y ausencia de rodeos nos gusta, y parece que no somos los únicos a los que les sucede.

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *