Comedor de A'Barra Madrid

Restaurante A’Barra, la nueva estrella de Madrid

El Restaurante A’ Barra abrió sus puertas apenas hace mes y medio y ya está en boca de todo aficionado a la buena mesa de Madrid que pueda permitírselo o haya recibido la pertinente invitación. Y es que no hay un solo crítico gastronómico o medio de comunicación que no haya destacado la enorme inversión enterrada en la calle Pinar, el ánimo altruista  con el que afrontan el proyecto sus promotores (José Gómez de Joselito y Cayo Álvarez de La Catedral de Navarra) y desde luego la tremenda calidad y armonía de todos los elementos puestos en común para crear un gran restaurante. Mesa de poder dicen, que viene a resolver en un sólo acto la carestía de restaurantes en los que el empresariado nacional pueda pergeñar negocios de altura o asaltos combinados a presupuestos mientras se pone las botas. Por lo visto, en Madrid estos asuntos se ventilaban en chigres de mala muerte en torno a unas bravas. Pero esta anomalía inaceptable se ha acabado, faltaría más, con la llegada de A’Barra.

El target está claramente identificado, y la idea de modelar un restaurante según sus gustos y necesidades bien pudo surgir de la observación de los hábitos de la clientela de Álbora, el restaurante en el que los propietarios de A’Barra debieron descubrir lo divertido que es palmar dinero en un negocio gastronómico. Y también debieron descubrir que para hacerlo bien, a lo grande y que se note, disponer de los mejores productos no basta, hace falta un artista en la cocina que se haga acreedor al menos a una estrella de la Guía Roja. Si el cocinero David García fue abducido de Nerua para completar con éxito la misión (aunque fuera sustituido el año pasado por Raúl Prior), en A’Barra es Juan Antonio Medina el comisionado para obrar el milagro. A la vista de la trayectoria (20 años en Zalacaín) de este gran cocinero al que la pérdida de la última estrella que le quedaba al venerable vecino de Álvarez de Baena le sentó regular, pocas dudas cabe albergar de que lo conseguirá más pronto que tarde.

Si tanto la plantilla como el suministro de los mejores productos son asuntos resueltos, queda la tercera pata, esto es, el marco incomparable. Y vaya si lo es: más de 700 metros del local en el que estuvo El Bodegón, otro clásico para armar contubernios más o menos inconfesables, no en vano fue cuartel general durante mucho tiempo de Plácido Arango, hasta que se cansó de quemar dinero. 700 metros acondicionados como Dios manda, sin reparar en materiales y elementos ornamentales, mucha madera noble, mucho mármol, mucho de todo. Se divide en espacios bien diferenciados, conviviendo armónicamente junto al restaurante el denominado Bar Joselito (para tomarse unas chacinas fetén mientras se espera a la mesa, y poco más) y la Barra Gastronómica que aún no funciona. Cuando lo haga promete ofrecer experiencias gastronómicas siderales en forma de menús especiales elaborados a la vista de los apenas 20 afortunados que se lo puedan permitir. Así que ya sabemos, cuando haya que rematar el negocio de nuestras vidas, a A’Barra sin dudar un instante.

A'BARRA

Restaurante Gastronómico | €€€€€€€€
1 opinión
Calle del Pinar, 15 Madrid
+34 910 21 00 61
Cocina: De mercado

One comment on “Restaurante A’Barra, la nueva estrella de Madrid

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *