Restaurante Rooster Madrid

Rooster, el retorno de un grande

Menudo alegrón nos hemos llevado al enterarnos que detrás de Rooster Restaurante está Alfonso Castellano, uno de los grandes (de verdad) cocineros que tenemos en Madrid. Alfonso se dio a conocer en El Patio de Leo, aquel querido restaurante de la calle Agastia en el que tan bien se comía pero al que los primeros embates de la Gran Crisis, allá por el año 2009, se llevaron por delante. Desde entonces Alfonso se ha movido lo suyo, y entre otras cosas ha sido el responsable de que en Estado Puro se comiera bien cuando se comía bien. Así que no lo duden ni un momento, en Rooster se va a comer bien sí o sí, eso seguro. Pero hay más, mucho más.

Castellano no vuelve de cualquier manera, lo hace a lo grande. Ha tardado más de cinco años pero conociéndole seguro que lo hace con la firme determinación de demostrar(se) lo gran cocinero que es. Con más experiencia, ha buscado un local magnífico por situación y condiciones, en el 25 de la calle Juan Bravo, meollo del Barrio de Salamanca. Decorado con gusto y buen sentido a Rooster no iremos para admirar el trabajo de interiorismo. Si el local es bueno, la compañía que trae Alfonso es excepcional: su hermana Ana, una gran sumiller y responsable de la que seguro será una carta de vinos excelente, y Alfonso Vega, hasta ahora maitre del restaurante La Terraza del Casino y Premio Nacional de Gastronomía en 2010. Ahí es ná, casi da miedo.

Paradójicamente estos tres súper profesionales sobradamente preparados se han propuesto una meta sencilla: que el cliente disfrute con el producto y conozca lo que come. Si es un modesto pollo (o rooster), por Dios,  que lo sea de verdad. Para ello han buscado durante los últimos meses una selección de pequeños productores nacionales que les garanticen la calidad, el sabor y la singularidad del producto que sirvan. A partir de ahí sólo hay que cocinar con pasión, servir con ilusión y maridar con entusiasmo. Sencillo, ¿eh?. Para hacer algo tan fácil la carta se organiza en dos formatos, ración completa o tapa (si resulta factible). La carta de Rooster se puede disfrutar en las mesas altas o en las bajas, e incluso en la preciosa barra desde la que se tiene una vista privilegiada del proceso de elaboración en la cocina. Lógicamente este planteamiento requiere que los platos cambien constantemente en función del producto disponible en cada momentos. Aquí va a haber movimiento y diversión cada temporada. Y sospechamos que nosotros estaremos ahí para ir viéndolo, y seguro que alguno más se apunta. Buenas noticias gastronómicas en este querido Madrid.

 

5 comentarios en “Rooster, el retorno de un grande

  1. Para no volver, es más, no vuelvo.
    Pido 2 vinos rioja crianza, los devuelvo porque el vino esta acorchado ( no les culpo, puede pasar), me sirven otros dos, bien.
    Pido otros dos, como la camarera no había retirado la botella primera, me vuelve a poner otros dos vinos como los primeros, infumables, los devuelvo y me ponen otros dos de nuevo, pero con carita.
    Primera ronda, tapa aceitunas
    Segunda ronda, tapa patatas fritas
    Precio 14 euros, 3,50 euros por vino!!!!
    Os deseo lo mejor.

  2. Comida Familiar, muy buen servicio los camareros muy atentos en todo momento y muy agradables.
    Buenos vinos y inmejorable calidad en los productos
    Muy Recomendable.
    Dia 4 de Octubre

  3. Vaya huevos el último comentario! Pues claro que puede juzgar tu trabajo si entra en tu casa aunque sea para tomar un café…. si esa es la profesionalidad del personal, que además, se permite el lujo de dejar un comentario así… pues nada, que os vaya bien , pero vida corta os auguro….

  4. Bonito entorno, especialmente el lucernario, pero en cuanto al servicio, una desesperacion… Media hora para traer un huevo y un salmorejo. Y la comida no es para tanto. La carne regular y los camareros te esconden las bebidas y no están atentos a los vasos de los comensales. Casi cualquier sitio es mejor que este

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *