Decepción

Volvía a uno de mis restaurantes favoritos en Madrid aunque era mi primera visita al nuevo local de la calle Ponzano, mucho más grande que el antiguo de Modesto Lafuente pero que no aporta más que espacio, porque en el corto trayecto entre ambos algo se ha perdido: el alma de Sudestada. A pesar de toda la incomodidad, estrechez y problemas de extracción, el Sudestada de Modesto Lafuente era una maravilla, un sitio al que querías volver en cuanto lo abandonabas. Un lugar especial. El traslado ha sentado a Sudestada como un tiro. La cena (pedimos el “set menu”) resultó sólo correcta, no muy distinta a lo que pueden servir en Next Door Asiana. Algún plato por encima del resto (dumplings o brocheta de cordero picado) y algún otro para olvidar si me pongo en modo caritativo. Ah, dos arroces horribles, que ya he cambiado de modo.  Y no ayuda la ocurrencia, prestada por Diverxo, de explicar la composición del plato y el modo de uso. Hay cosas que se soportan y tienen su gracia cuando no son impostadas, pero la falta de espontaneidad, conocimiento y convencimiento del intérprete hacen la plática  ridícula y sobre todo muy prescindible.

El local es amplio y carente en absoluto de encanto, soso y frío. Lo que en un espacio mucho más reducido funcionaba fenomenalmente fracasa con estrépito en (muchos) más metros. Sólo se salva la barra de la entrada. Salí decepcionado y con ninguna gana de volver. Lo siento por los propietarios, que por lo visto han pasado las de Caín para alcanzar un paraíso que en mi opinión desmerece del original. El martes por la noche estaba lleno (el juanjo de la tasquita contribuía con su gran humanidad), así que espero que les vaya bien y que esta impresión mía sea sólo eso, mía.

SUDESTADA

Restaurante | €€€€€€€
Calle Ponzano, 85 Madrid
+34 915 33 41 54
Cocina: InternacionalAsiática

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *