Mosaiq, o David contra Goliath

Mosaiq es uno de los mejores restaurantes “exóticos” de Madrid, ubicado en un local espectacular en la calle Caracas en el que se ofrece una cocina de origen magrebí sensata y de calidad notable.  Últimamente han adquirido notoriedad sus acciones promocionales “agresivas” en Internet, que le han servido para ampliar su base de clientes, valiéndose para ello de ofertas de menús cerrados y precios competitivos.

Pero, ay, no todo es color rosa en este asunto, ya que los intermediarios (sitios web para compras en grupo, o algo así) que han copado un floreciente mercado, demandan de los restaurantes comisiones desorbitadas (¡hasta del 35 %!) sobre los precios de las promociones u ofertas, que han de ser muy atractivas (por composición y, sobre todo, precio) con lo que los márgenes para los negocios se ven reducidos a la mínima expresión, o directamente desaparecen.  Y claro, la consecuencia es que la calidad gastronómica se resiente, resultando que quién sufraga (paga el pato) el descuento es el cliente, en vez de ser el beneficiario como se pretende aparentar. El restaurante tampoco sale de rositas, pues su imagen y prestigio sufre mientras que la tercera parte del acuerdo silba a la vez que busca destino a la pila de dinero que se adivina en el horizonte…

La solución es evidente, si hay que hacer descuentos, puesto que la situación es la que es,  el beneficiado debe ser el cliente y el restaurante, y no un intermediario que se aproveche de la falta de recursos adecuados para comunicar las promociones, hoy por hoy imprescindibles para animar las ventas. Así es como Mosaiq se convierte en pionero de algo que terminará imponiéndose en la industria hostelera: la gestión autónoma e independiente de las propias ofertas, y lo hace con un Menú de San Valentín en el que todo está incluído, con unas condiciones flexibles de utilización y, sobre todo, que ofrece gran calidad a un precio fantástico. Acuérdense de cuándo y dónde vieron por primera vez una iniciativa así.

 

Un comentario en “Mosaiq, o David contra Goliath

  1. A mí me ha parecido muy fácil de usar, porque lo de las webs de bonos y cupones son muy complicadas, entras como en una subasta y nunca sabes lo que va a pasar…

    Esto es mucho más simple: entras en la web del restaurante, te compras el cupón y tienes dos meses para gastártelo, es comodísimo.

    Eso sí, el precio está muy bien, pero podrían haber sido un poco más generosos con la bebida ;-)

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *